5 (100%) 1 vote

Juegos para viajes largos.

Porque el camino también forma parte del viaje, te recomendamos unos cuantos juegos para el típico viaje largo en coche para hacer que todas las horas por delante que os quedan pasen de ser un infierno a divertidas.

El mus con matrículas de otros coches

Sí, como lo oyes. Si eras de escaparte en la universidad a la cafetería a echar un mus o crees que podrías ganar incluso a los abuelos de tu pueblo, prueba este formato del mus.

  1. Cada uno elige un coche. El próximo rojo que pase, el siguiente azul etc.
  2. Te fijas en su matrícula, y calculas su puntuación como si fueran cartas normales: el 0 y el 3 son reyes. 1 y 2 son pitos, 8 sota, 9 caballo. Suma sus puntuaciones.
  3. Gana quien más se acerque a ‘juego’, es decir, quien haga 31 o el que más se acerque. El orden es: 31, 32, 40, 39, 38, 37, 36, 35, 34 y 33. Solo puedes participar si tienes al menos 31.
  4. Si nadie consigue sumar 31, se juega al punto: quien más se acerque a 30.

De verdad que es un juego adictivo.

Tribond

Tienes que sacar una palabra que tiene otras 3 en común. Este juego como mejor se entiende es con un ejemplo:

Árbol, cuchillo, libro. La palabra en común es hoja. Pues ahora, a inventarte tú un Tribond y… ¡a jugar!

Por cuánto

Este es el típico juego de dilemas morales. Consiste en plantear una situación difícil y absurda, como por ejemplo: ¿lamerías la rueda de un camión? Ante la respuesta no, la siguiente pregunta es: ¿y por 50€? Y así subiendo el precio.

¿Qué te llevarías a una isla desierta?

¿Qué te llevarías a una isla desierta? Alguien contesta a esa pregunta: bronceador. El siguiente tiene que repetir lo anterior y algo nuevo: bronceador y una sombrilla. El siguiente: bronceador, una sombrilla y pipas. Y así. El que no recuerde alguna de las anteriores en el orden correspondiente, pierde.

Una verdad y una mentira

Este juego va de conocer a tus amigos. Alguien dirán dos afirmaciones sobre su vida: una será verdad y otra mentira. La gente tiene que adivinar cuál es la mentira. Salen anécdotas muy buenas.

Y si no te apetece nada socializar, siempre puedes echar una siestecita. Te recomendamos este práctico cojín que se adapta al cinturón de seguridad para que no te puedan hacer fotos roncando. Y si quieres ver pelis tranquilamente, un soporte para dejar la tablet y ver series sin fin.